JUEGO DE PACTOS

Por desgracia, nada de lo acontecido en estos días de frenética actividad política sucede por casualidad. Vemos a diario como los voceros de diferentes partidos defienden lo indefendible, vemos como diferentes medios de comunicación dan explicaciones vergonzosas de la realidad, todo ello en una suerte de teatrillo que tiene poco de verdad, resultará que el raro soy yo, pero da la casualidad que la política en la que creo es aquella que va de frente, a la cara, la que usa más corazón y coraje que tacticismo y estrategias partidistas.

A día de hoy, fracasado el intento de conformar gobierno, es hora de ver con franqueza el por qué de esta intentona fallida, apriorísticamente fallida. El resultado proviene de la falta de respeto mutua que ha habido por parte de las dos formaciones mayoritarias en este intento, Podemos y PSOE, ambas formaciones han obedecido a un tacticismo desde el que es difícil un entendimiento. Desde Podemos, adelantando una serie de cuestiones que en una negociación sincera es donde resulta conveniente hablarlo, nunca antes del diálogo, puesto que resulta una imposición, más que un ofrecimiento. Desde el PSOE, imponiendo un acuerdo revestido de toda una liturgia que relegaba a las demás fuerzas a sumarse, no a dialogar, obligando posteriormente a asentir sin más, de no hacerlo la acusación viene en forma de votar lo mismo que el PP, como si la vida se basara en tanta simpleza, y recurriendo como no podía ser de otra forma a la ignominiosa pataleta de “la pinza”, que tiempo atrás sobrevolara la cabeza de una de las cabezas más brillantes de nuestra política, como fue, es y será Julio Anguita, con la imposición pocos resultados positivos se pueden dar. Ambas actuaciones son caras de la misma moneda, en ambos casos han querido dar la imagen de ser la formación que tiene la iniciativa, el protagonismo, relegar a los demás al papel de palmeros, pasarlos por la piedra en definitiva. La razón a esas actuaciones se la damos los ciudadanos con nuestro comportamiento, viendo al que intente acordar, al que procura no imponer, como al débil.

En todo acuerdo o pacto hay que reconocer al diferente, hablar de igual a igual, lejos de que la estrategia te lleve a actuar como macho alfa. El miedo de ambos es que su electorado se vea absorbido, pero eso es harina de otro costal. Es el momento de dejar de lado ese tipo de artificios pues no parece que unas hipotéticas nuevas elecciones vayan a cambiar nada, por lo que es hora de que el acuerdo llegue por fin a la vida política de este país.

Nuestros políticos, tan como nosotros, tienen un pavor patológico al acuerdo, eso es parte de nuestra seña de identidad, algo que podíamos ir sacudiéndonos, ya que por desgracia siempre intentamos atropellar las ideas diferentes a las nuestras. Seguro que en numerosas ocasiones han oído cosas como : “Unión de perdedores”, “Yo prohibiría los pactos”, “El que gane que gobierne”, la vida en sociedad es fruto del acuerdo, del diálogo, de la correlación de fuerzas. Por desgracia, en nuestra vida política queda plasmada nuestra exacerbada animadversión al acuerdo, nuestras cortas miras de democracia en mayúsculas.

Finalmente tenemos la actuación de Rajoy en todo este asunto, resulta particularmente gracioso su comportamiento, infantil de cabo a rabo. A sabiendas de no poder acordar nada con nadie, decide ni presentarse a la investidura, a pesar de ser el candidato más votado (Aunque suene a broma), posteriormente, achaca al que ha tenido al menos el valor de intentarlo, de no conseguir un apoyo que el ni se ha planteado buscar, todo un cúmulo de despropósitos a sumar a su larga lista de penalidades al frente del ejecutivo, quizá sería el mejor epitafio para su innombrable mandato.

Es por todo ello, por lo que hay que cambiar los modos de proceder, acabar con la imposición y dialogar de forma serena, siendo consecuente y respetuoso con todos. Esto, más que una conducta adecuada, parece convertirse en una conducta imprescindible, puesto que el mandato de las urnas impone acuerdo, no pareciendo el momento político de la actuación modo Atila llevada a cabo por el Partido Popular en esta legislatura, anteriormente realizada por otros, caso de Susanita, revestida ahora de unos galones que no parece merecer a tenor de sus capacidades, bastante exiguas y sólo disimuladas por la propaganda que acompaña a aquel que gana, dando igual cómo se logra, pasando por el rodillo toda sensibilidad distinta.Y es que viendo precedentes como el de Susana Díaz, es lógica la desconfianza hacia el cumplimiento de los pactos alcanzados, al final todo tiene influencia en acuerdos de estas características, la situación interna de Pedro Sánchez también, claro está.

Parece que aquel que no sea capaz de dialogar, de comprometerse, sobra en el actual panorama político de nuestro país. Para lograrlo no sólo habrá que cuidar el fondo, que no parece lugar para desencuentros insalvables, si no también las formas, estas y sólo estas han impedido a día de hoy un acuerdo, ya que la maquinaria partidista es a día de hoy la única que ha pesado en la nula capacidad de diálogo. Recuerden esto cuando haya que ir a echar la papeleta, algo que espero sea dentro de unos años.

“BREXIT”, UNIÓN DESUNIDA

Hubo una época en la que los humildes ciudadanos creían en una unión de los países europeos, una unión de fraternidad, en la que nos ayudaríamos mutuamente a superar los obstáculos y dificultades que se nos plantearan. Por desgracia, según múltiples experiencias de la vida comunitaria diaria, nos hacen sospechar que puede que eso no fuera así.

Con la posibilidad del “Brexit” en los talones, hemos dado un paso más en esta ignominia que sufre casi a diario la Unión. Ahora es la Unión la que recibe la amenaza que sólo hace unos meses generaba a los ciudadanos griegos, ninguno de los dos casos, parecen el ambiente más esperanzador para creer en una Europa de los pueblos, que deje de serlo de los mercaderes.

Desafortunadamente, en la “Unión”, funcionan los mismos parámetros que en otros ámbitos sociopóliticos, donde las demostraciones de fuerza de los poderosos hacen temblar a los que de rodillas tienen que ir a mendigar el mendrugo de pan que le quieran dar, para así tener algo que llevarse a la boca. Menuda diferencia entre las amenazas al débil (Grecia), cuando pedía oxígeno, con las concesiones al fuerte (Gran Bretaña). Y es que, por desgracia, como dice el dicho popular: ” Siempre ha habido ricos y pobres”.

Conviene preguntarse si en algún momento hemos logrado una unión política real, más bien hemos podido observar como máximo algunos objetivos económicos, que además han encasillado a determinados países en sus correspondientes roles. ¿ Es ésto lo que queremos?¿Vale de algo una unión desunida?¿Queremos entregar la cuchara de nuestra soberanía si no jugamos todos la misma partida?.

Desde el Reino Unido, con su posición de fuerza, han logrado acuerdos que ponen en entredicho el valor de la solidaridad entre pueblos, han logrado diferenciar a sus propios nacionales del resto de miembros de la Unión, han conseguido dejar de participar de ayudas a otros países miembros. Y es que, en definitiva lo que les gusta de la UE es el negocio, la pasta, ser pero sólo para lo que les interesa. El referéndum sigue pendiente, y yo mientras tanto sigo sin escuchar los alaridos de los socios llamando irresponsables a los mandatarios británicos. Igual es que esas cosas sólo se las puedes decir al hermano pequeño, al que sabes que le puedes, mientras unos ciudadanos fueron ignorados en sus decisiones, por no decir algo más flagrante, otros tendrán a toda la cúpula europea besándoles los talones. Y es que, no todos jugamos en la Champions, faltaría más.

Por todo ello, el valor de la solidaridad, la igualdad y el respeto a la diversidad en la UE, están al nivel de credibilidad que cada uno quiera darles, desde mi punto de vista son tan creíbles como el hombre de las nieves, el chupacabras o el hombre del saco, sin olvidarnos del ratoncito Pérez. A esperar a la siguiente crisis cerrada en falso, lo mismo nos toca a nosotros el siguiente rapapolvo, a ver en qué división nos encontramos en tan igualitaria y fuerte Unión Europea.

 

DIVERSIÓN CON BANDERAS

La ineludible serie que Sheldon Cooper de Big Bang Teory hacía sobre banderas, me parece un título más que adecuado para el tema catalán, puesto que parece ser que a falta de argumentos sólidos y de capacidad para dialogar y entender, aparecen los listos de turno enarbolando banderas con las que suponemos se lo pasarán muy bien, pero que provocan un debate meramente sentimental, algo con lo que es muy complicado encontrar un punto de encuentro. Los sentimientos que cada persona tenga resultan algo muy personal y no pueden ser impuestos externamente. Desafortunadamente parece que la seriedad no ha sido ni será la tónica predominante en todo este proceso por ninguna de las partes.

Mas y Rajoy, Rajoy y Mas, ambos líderes de partidos salpicados por la corrupción, dos caras de la misma moneda, cada uno en su ámbito de actuación, monedas del más rancio nacionalismo que actúa con un afán de superioridad moral que no siempre corresponde ni con sus actos ni con la realidad diaria de sus conciudadanos. Por ello tienen que enmascarar sus incapacidades en discursos simplistas y vacíos de contenido, de debate, de crítica, discursos que por lo que se ve van encaminados en aclarar quien la tiene más grande, la bandera, claro está. Ambos destacan por una nefasta gestión pública, por una nefasta gestión interna de sus partidos, por una incapacidad manifiesta que pretenden encubrir buscando culpables externos, utilizar ideas de fácil digestión para mantener prietas sus filas.

Los símbolos, con el valor que cada uno quiera otorgarles, nunca deben servir para enfrentar, por desgracia la realidad histórica nos demuestra que rara vez ha sido así. Si soy sincero podría llegar a comprar el discurso del independentismo de que en España en innumerables ocasiones ni se entiende ni se pretende entender la diversidad cultural que existe, buscando una uniformidad que no por pretendida es más incierta, recordemos la frase en la que se veía con buenos ojos españolizar a los niños catalanes. Lo que hay que promover es la educación y la tolerancia. Es posteriormente cuando pienso en los ataques que desde el nacionalismo catalán burgués se han realizado sin pudor alguno a otros pueblos. En este caso Andalucía, sin duda alguna, ha sido la más recurrida en recibir ataques, incultos, vagos, no se nos entiende al hablar y con el dinero del PER estamos todo el día en el bar, finalmente Pujol, si, ese mismo, el jeta, en una muestra cercana al racismo decía que el andaluz era un hombre anárquico y que de superar a los catalanes los destruiría, puesto que vivíamos en la miseria cultural. Buscar a los destructores fuera de tus “fronteras” resulta fácil, que sea Pujol el que lo dijera, hace que con el tiempo tenga cierta gracia. Por todo ello se entiende que no distan mucho los unos de los otros, haciendo del rechazo a lo diferente la piedra angular de sus conservadores pensamientos.

Siempre se recurre desde el nacionalismo catalán a la represión sufrida durante el franquismo a su identidad cultural, todo ello en el intento homogeneizador que intentó realizar la dictadura desde la una, grande y libre, curioso no cumplir ninguna de las tres. Lo que quizá no muchos sepan y que como curiosidad habría que mencionar es quien es quien en este asunto. La burguesía catalana que dió lugar posteriormente a Convergencia estaban por aquel entonces en el espectro de la Lliga Regionalista de Francesc Cambó, casualmente estos entendieron que para sus posesiones e intereses económicos era preferible que triunfara la dictadura, anteponiendo así esas consideraciones por encima del reconocimiento cultural e identitario de una República bastante abierta a la realidad diversa de los pueblos de España.

En cuanto al resto de formaciones soberanistas simplemente me asalta una pregunta, ¿Tan importante resulta la independencia para aliarse con Mas?, desde luego que el mérito del gobierno central es impresionante. Me resulta inexplicable que fuerzas supuestamente de izquierdas se alíen con los recortadores, con los que se han mostrado contrarios a la redistribución equitativa de la renta, a los que desde sus sillones manchados de corrupción han tenido la poca vergüenza de propagar el deleznable eslogan de “Espanya ens roba”, paradójico cuanto menos, porque ese frentismo fanático existente procede desde postulados muy alejados en lo ideológico.

Tras las elecciones además vemos como la división es bastante remarcable en Cataluña, prácticamente se dividen los defensores de la independencia y los detractores. Curiosa sin embargo es la lectura que de los resultados se han hecho, los que decían que no existía referéndum, ahora observan los votos totales, puesto que es la lectura que les resulta conveniente. En el otro lado está el que defendía que era un si o un no a la independencia, pero que ahora cuenta los escaños que hacen falta para la mayoría absoluta, como si de unas autonómicas cualesquiera se tratara, en ambos casos demuestran una clara incapacidad para leer las realidades, enrocándose cada uno en sus posiciones, desacertadas en ambos casos, puesto que están basadas en su visión excluyente de la realidad.

La falta de entendimiento, las imposiciones, han llevado a una situación de crispación bastante peligrosa, a una fractura social escenificada hace pocos días por la guerra de banderas del balcón del Ayuntamiento de Barcelona ( “Son sólo un negocio que enfrenta a los pueblos” Poncho K dixit). Debe llegarse a un lugar de tolerancia y respeto, donde el color de una tela no sea la que enfrenta a nadie, donde los sentimientos de todos tengan encaje en una visión más abierta de la realidad, donde la realidad que se combata sea la de la desigualdad, la de la pobreza, la de los recortes de toda administración, puesto que según me comentan una bandera o la otra no sirven para comer, tampoco son capaces de curar enfermedad alguna, banderas que hay que aprender a respetar, banderas que no deben servir para imponer y finalmente cada uno con la bandera que le dé la gana se preocupe de las cosas de comer, de las realmente importantes, de las cuestiones que afectan a todos día a día.

GANÓ LA DIGNIDAD SOBRE LA AMENAZA

Hoy, como podría haber sido otro día he querido emprender el camino de plasmar en las palabras que pueda, las ideas que rondan mi cabeza, a duras penas pienso que lo que tenga que escribir tenga un valor reseñable, pero al fin y al cabo dejar las ideas revoloteando en la cabeza tampoco sirve de nada.

Me permito la licencia de sentirme feliz por lo acontecido en el referéndum griego del pasado Domingo, rara vez se nos permiten estas alegrías a los llamados hijos de Caín, a los que no seguimos el camino estipulado de ideas preconcebidas de fácil digestión, pero de escasa verdad, esas mismas ideas que pretenden enfrentar a los ciudadanos de pueblos que han sufrido los mismos atropellos, caso de griegos y españoles. Nunca una respuesta negativa ha supuesto algo tan positivo para los ciudadanos, OXI, un OXI atronador que no pueden deslegitimar mal que les pese.

Cuánto orgullo y, por qué no decirlo, envidia sentí cuando vi a un pueblo decir no a la humillación, no al expolio, no al miedo, no a las amenazas. El pueblo griego dió una lección al mundo de la que debemos de tomar buena nota, como bien dijo el que para mí es el gran político español, Julio Anguita: ” Con la dignidad no se come, pero un pueblo sin dignidad se pone de rodillas y termina por no comer”, pocas frases describen mejor la situación más noticiable de los últimos días. Resulta que los pro – Troika han exprimido tanto a un pueblo, que a ese pueblo ya no se le ha podido asustar, puesto que no tenía mucho que perder de manos de los que los han querido saquear desde dentro y desde fuera de su país.

Pongámonos en antecedentes, una serie de gobiernos detestables, de esos que denominan a cualquiera como populista, pero que no dudaron en aplicar políticas que merecen dicha consideración, que endeudaron a un país introduciéndolo en una burbuja insostenible y además ocultaron la deuda pública que estaban adquiriendo. Por si algunos y algunas lo desconocen, esa serie de trapalerías fueron realizadas con la ayuda de “profesionales” como los de Goldman Sachs, esos mismos que tenían entre sus filas a los modélicos Draghi o nuestro flamante y maravilloso ministro De Guindos, aún así hoy día personajes de ese calibre se ven en condiciones de darle lecciones a un gobierno que intenta salvar a su pueblo.

En este momento viene una de las burlas periodísticas más graves de los últimos días, culpabilizar al gobierno de Syriza de la situación del país, un gobierno que lleva 6 meses en el gobierno, un gobierno al que acusan de convocar un referéndum para consultar al pueblo, y es que eso no es casualidad, a los manijeros de los poderes financieros les da urticaria la democracia, la opinión del pueblo, ellos están más tranquilos teniendo a sus lacayos. De este modo empiezan una campaña de desprestigio deleznable, donde intentan radicalizar a los que consultan al pueblo y pretenden dialogar, mientras que los moderados son los que imponen y amenazan con expulsar a Grecia del Euro, paradojas de la vida que además creen a pies juntillas todos aquellos que no ven más allá que lo que le cuentan.

Mención aparte merece la postura de los dos grandes partidos de nuestro país, los hermanos de Nueva Democracia y del PASOK, los que metieron a Grecia en la burbuja, los que impunemente opinan desde su púlpito de los problemas de la población, esos problemas que ellos no sufren, no obstante hay que ser serviles con esos a los que nadie ha votado, FMI, los mercados, las agencias de calificación y demás morralla que pretenden imponer su voluntad a toda costa, esos que desde la sombra llevan imponiendo políticas de austeridad que han impedido el crecimiento de un país, con recetas que son manifiesta y demostradamente inservibles.

Además a nuestro gobierno no le tiembla el pulso en enfrentarnos con ciudadanos iguales que nosotros, y a bien que lo consigue con muchos.  Todos habrán escuchado la falacia de que los griegos nos deben un dineral a cada español, esto es algo que merece ser explicado. La deuda griega existía con entidades financieras privadas, con la banca alemana en cantidad muy considerable por cierto. En ese momento ocurrió la maravilla neoliberal que se denomina socialización de pérdidas, ¿ Qué significa esto? Pues ni más ni menos que la asunción por parte de los Estados de las deudas, para que tengan el ejemplo más cercano, diríamos que se trata de una Bankia de las nuestras. Caraduras que se forran especulando con el dinero de otros, aún a sabiendas de la ruina en la que están sumiendo a un país, y para más inri lo hacen sin riesgo alguno, puesto que para eso tienen poder de influencia sobre sus políticos ” responsables y moderados”, esos que no dudan en salir en su ayuda con el dinero de todos, para pagar sus desmanes  y tropelías. Usted vecino, jornalero, trabajador, que sin grandes lujos pero con mucho esfuerzo ha luchado para tener una vida digna ¿Permitiría que lo culparan de la debacle de Bankia? ¿ Toleraría que dudaran de su esfuerzo?, que no nos enfrenten a nuestros iguales, los culpables están más arriba, no en la escala moral claro está.

De este modo, medios de comunicación al servicio del poder y de las oligarquías financieras nos cuentan relatos fantasiosos del dinero prestado, cuando lo único que hemos hecho es salvar a la banca, esa misma que luego recompensa a los Ministros y demás corte con jugosos sueldos, y es que los favores se pagan.

Por cosas como estas, para mí la respuesta de los griegos resulta tan rotunda como esperanzadora, y es que, para los que viviendo a una considerable distancia de ellos, sentimos que su lucha también es la nuestra, la muestra de orgullo que han tenido no puede más que emocionarnos, porque han sabido mantenerse de pie ante los empujones y las zancadillas, ante amenazas que a todo demócrata le deberían provocar una repulsión en lo más profundo de sus entrañas. Han intentado callar su voz cerrando los bancos, cosa de la que Europa es la única culpable, todo para infundir miedo, para amordazar, para intimidar, ver que no lo han logrado, insufla aire a la lucha por recuperar el terreno perdido.

¿Dónde nos llevará esto? Es difícil de decir, pero desde luego la pelota está en el tejado del eurogrupo, es hora de que se señalen, están del lado del pueblo, o están del lado de las élites, será la hora de ver cual es la Europa que queremos, hasta donde estamos los demás pueblos de Europa dispuestos a soportar, desde Grecia ya han dado su respuesta, no quieren abandonar Europa como ha intentado manipular Schulz, ese socialdemócrata al que ambas partes de la palabra le vienen grandes, no han decidido entre el Euro o el Dracma, como se han atrevido a afirmar los manipulados medios de desinformación de Marhuendas y cía, apoyados por nuestros paniaguados políticos de alto standing, han dicho NO a esta Europa donde las personas son relegadas y olvidadas sobre los intereses especulativos de la banca.

En este momento histórico, los Merkel, Schulz, Draghi, Schauble, Juncker, y los españolitos De Guindos, Rajoy, Pedro Sanchez y Albert Rivera entre otros neoliberales tendrán que adoptar sus posturas, si quieren ser los verdugos de un pueblo, que se sepa.

Para evitar a intelectuales como Marhuenda, Inda y demás siervos del Santander y el BBVA propongo algunas vías:

http://www.europadelosciudadanos.net/2015/02/20/la-union-europea-nunca-rescato-a-los-griegos/

http://www.europadelosciudadanos.net/2015/01/20/cronologia-de-la-deuda-publica-griega-la-banca-siempre-gana/

http://espaciocritico.net/que-esta-pasando-en-grecia/

http://www.eldiario.es/economia/Eurogrupo-intento-bloquear-FMI-Grecia_0_405260415.html

http://www.auditamosgrecia.org/es/resumen-informe-deuda-publica-griega/

http://economia.elpais.com/economia/2015/07/06/actualidad/1436135820_612063.html?id_externo_rsoc=TW_CM